Qué es el Employer Branding?

A pesar de la crisis económica y el aumento del desempleo, podemos asegurar que el talento es un bien escaso en la mayoría de los países de Latinoamérica, es por eso que la competencia entre empresas se ha transformado, ya no sólo se busca llegar a más mercados y vender más productos y servicios que nuestros competidores, sino también es vital atraer a los talentos adecuados para cada posición.

Por tanto, si las empresas quieren ser competitivas y atraer al mejor talento, deben cuidar mucho su presencia en redes sociales y la información que tanto ellas mismas como sus empleados comparten en Internet. Ha cobrado especial importancia cuidar la percepción que el talento tiene de nuestra empresa, ya no sólo la que tienen los posibles compradores. Dominar completamente todas las fases y elementos que inciden en esta percepción marcará la diferencia y te convertirá en un referente para los candidatos.

¿Cómo se hace y en qué consiste el Employer Branding?

El Employer Branding o desarrollo de la marca como empleador tiene que ver con generar una identidad de nuestra organización como un lugar excelente para trabajar a los ojos de nuestros empleados, clientes, inversores y posibles talentos que podríamos atraer.

El primer mercado al que debemos dirigirnos con nuestra estrategia es al de nuestros propios empleados: por un lado debemos generar las condiciones favorables en el entorno del puesto de trabajo para el desarrollo y de nuestros empleados, con el fin de retenerlos a la vez que generamos una marca llamativa para el mercado laboral que haga que nuestra empresa se convierta en polo de atracción. Por otro lado, debemos también apelar a las emociones de los colaboradores para generar el orgullo de trabajar en la organización.

Para desarrollar una estrategia de este tipo es necesaria no sólo una buena política de comunicación interna (que es indispensable) ya que está íntimamente relacionada con la concepción que tengamos de los empleados. Que sean considerados como el más valioso activo de la compañía, como un bien escaso al que hay que preservar y en todos los casos requiere toma de conciencia de toda la empresa, desde la presidencia hasta los mandos intermedios.

La idea es asociar la marca y atributos de identidad corporativa con las características que buscan empleados y candidatos a un puesto de una organización: desarrollo, crecimiento personal, éxito, fuerza, buen ambiente laboral, buena reputación social, etc. En este caso, para el employer branding, las políticas de recursos humanos cumplen un rol vital, así como la cultura organizacional.

Políticas de recursos humanos

Una empresa con políticas de recursos humanos deficientes difícilmente pueda vender la imagen de buen empleador. Las buenas políticas aseguran un trato responsable con los empleados, beneficios, respeto por la legislación laboral vigente, respeto por la diversidad de la plantilla (hombres, mujeres, mayores, jóvenes, etc.) ofrecer condiciones de desarrollo profesional según las capacidades, comunicación, contar con más líderes, trabajar más por objetivos que para cumplir un horario, etc.

A través de la comunicación interna se contruye se hace employer branding, ya que acerca la empresa a la gente,  especialmente a los jóvenes, fomenta el trato cara a cara y difunde todos los proyectos de mejora de las condiciones laborales como nuevas capacitaciones, beneficios, actividades de integración, etc.

La cultura organizacional

Tiene que ver con construir un ambiente laboral ameno donde se involucre en la toma de decisiones a los colaboradores, y gestionar el trabajo más por objetivos cumplidos que por cumplir un horario a rajatabla. La verticalidad, la figura de directores y gerentes que amedrentan al resto ya está pasando a la historia a cambio se fomenta el trabajo en equipo, las estructuras son cada vez más horizontales, menos jerarquías y se aprovechan las nuevas tecnologías dar más independencia. 

El empowerment es vital como parte de la cultura organizacional, donde cada uno es un poco dueño de su trabajo. Se da el caso de empresas que gastan millones en publicidad como buenos empleadores pero tienen alta rotación, los universitarios apenas saben qué hace la empresa y sus empleados no ven la hora de conseguir otro empleo.

Tenemos muchos ejemplos de organizaciones enfrascadas en procesos de mejora de las condiciones laborales de sus empleados y con iniciativas para potenciar su capital humano: mayores beneficios y prestaciones, planes de carrera, reales posibilidades de promoción, planes de reconocimiento de los esfuerzos y resultados individuales, compartir los buenos resultados de la compañía con los empleados en forma de premios, formación continua, equilibrio trabajo vida personal, etc. De forma generalizada diremos que esta nueva estrategia debe girar en torno a dos ejes: la cultura (y el clima como parte importante de esta cultura) y establecer la misión y valores de la compañía en torno al papel de los empleados.

Paralelamente a este proceso de mejora de las condiciones internas, debemos también prepararnos para atraer a los mejores talentos mediante una buena estrategia de comunicación de nuestra marca como empleador. Este proceso tiene muchos paralelismos con la construcción de la marca comercial, aunque a menudo es más complejo de generar.

En este campo debemos unir las mejores estrategias de recursos humanos con un buen conocimiento de mercadotecnia para poder proyectarnos en el mercado laboral como un buen empleador. Los administradores de Recursos Humanos de la compañía junto con la Dirección General serán los encargados de conseguir una identidad atractiva mediante un conjunto de valores, trasladables de forma palpable a beneficios y condiciones; y los responsables de mercadotecnia deberán difundir estos valores de marca empleadora al mercado laboral principalmente mediante inversiones en medios especializados.

Internet es hoy en día el medio más eficaz y mayoritario para seleccionar y reclutar y también el medio masivo que nos permite transmitir nuestros valores como empleador más certeramente. Nuestros candidatos potenciales, mercado laboral objetivo, profesionistas y futuros profesionales de todas las industrias pasan gran parte de su tiempo conectados a la red. Por la multiplicidad de opciones, Internet nos permite enfocarnos a nuestro target como ningún otro medio. Nuestras campañas deben estar suficientemente diversificadas en medios digitales para atraer a todos los profesionales: sitios especializados en empleo, sitios de noticias, redes sociales, etc.

¿El Employer Branding solo es útil para empresas multinacionales?

No, no es una herramienta que atañe solamente a las multinacionales, con sus grandes departamentos de Recursos Humanos y Comunicación, sino que también se puede (y debe) desarrollar en pymes y startups.

Tal vez una startup no disponga de la motivación para invertir en este aspecto concreto u ofrecer grandes retribuciones, pero ello no obsta para que pueda desarrollar estrategias de Employer Branding que las posicione como lugares donde desarrollar un proyecto profesional atrayente, en un espacio de trabajo amable y con la flexibilidad que requieren las nuevas generaciones.

Para ello, las claves son:

  • La transparencia, para mostrar los valores y forma de trabajo
  • Poner a las personas y a su talento primero
  • Involucrar a todos los empleados
  • Recalcar la importancia de las redes sociales

Otro aspecto cada vez más importante para muchas personas es el tema del “work-life balance”. En español se podría traducir como conciliación laboral, aunque en realidad engloba más aspectos.

Cuando una empresa desarrolla una serie de políticas internas con la intención de favorecer la conciliación de sus empleados se está orientando hacia el work-life balance; pero no solo se trata de horarios flexibles, sino también de buscar el equilibrio emocional de los empleados durante el desempeño de sus funciones, por ejemplo, eliminando en la medida de lo posible el estrés. Buenas prácticas en este sentido pueden ser convivencias entre jefes y empleados o permitir a las familias visitar los centros de trabajo.

Work-life balance, entornos flexibles, marketing interno o empleo de las nuevas tecnologías y redes sociales son partes del Employer Branding que no solo ayudan a fidelizar y a captar talento, sino que también tienen la función de mantener la motivación y aumentar la productividad de los empleados.

Si deseas conocer más acerca de este tema, contáctanos, con gusto podemos ayudarte.


Fuente: Internet Bumeran.com México, Wikipedia, BrandAmbassadorClub.com, Revista Expansión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *