Qué es el OUTPLACEMENT?

El término OUTPLACEMENT corresponde a una serie de procedimientos de desvinculación programada o asistida, para la búsqueda de un nuevo empleo o reorientación a una nueva actividad profesional. Es decir, es serie de procedimientos que una compañía pone en marcha para asistir a un empleado que se queda sin su puesto de trabajo tras una reestructuración.

La finalidad del OUTPLACEMENT es facilitar la reinserción de la persona en el mercado laboral. De este modo, el empleado puede conseguir un nuevo trabajo de manera más rápida, y la empresa no ve afectada su imagen por posibles comentarios negativos del individuo que se quedó sin empleo.

Estos procedimientos se componen de un conjunto de técnicas para reubicar trabajadores que por fusiones, adquisiciones y reestructuraciones (downsizing) es necesario prescindir de ellos. Se trata de contenerlos y re-orientarlos, para facilitarles una positiva reinserción laboral y que no se vea afectada su reputación en el mercado de trabajo ni su vida familiar.

Pero, quién lo hace realmente?

Actualmente ya son muchas las consultoras en RR.HH. que están ofreciendo ocuparse profesionalmente de gestionar esas “transiciones” en los casos de cambios estructurales de las corporaciones. De esta manera, se trata de reorientar positivamente a los ejecutivos que se desvinculan, re-definiéndose su horizonte profesional y generando una visión optimista sobre su propio futuro mediante una serie de herramientas adaptables a cada caso individual, y ayudar en el diseño de estrategias para alcanzar nuevos objetivos laborales.

Hoy en día estas empresas y personal experto que se dedica profesionalmente a esta labor, gracias al impacto y profundidad de las redes sociales, de alguna manera ha ‘deslindado’ las empresas, pues los servicios externos resultan más competitivos y directos. La responsabilidad de colocar y/o encontrarle empleo y un reemplazo corre por cuenta del reclutador y las empresas solamente se dedican a evaluar los resultados finales.

De esta manera las empresas, también, reducen o eliminan los problemas legales que pudieran derivarse por el despido, minimiza la imagen negativa que pueda tener por la reducción de personal, y sobre todo, permite a la empresa mantener una imagen positiva a los propios empleados, a los clientes, a la sociedad.

Pero, qué beneficios tiene el Outplacement para el empleado que va a dejar su puesto de trabajo?

Sin duda, muchos, pero principalmente el estar en ‘manos’ de estas consultoras, mejora su confianza en sí mismo y aumenta su autoestima, tanto a nivel personal como laboral, al estar en constante movimiento, consigue afrontar esa nueva etapa en su vida de una manera positiva y con mucha ilusión, pues no solamente se trata de conseguir un empleo similar, sino, en la mayoría de las ocasiones, mucho mejor. Con el constante intercambio de información, entrevistas y movimiento, logra detectar y conocer a fondo sus propias cualidades, saber qué ofrecer a cualquier empresa y qué le puede parecer diferente frente a otros candidatos al mismo puesto.

Sin embargo, el OUTPLACEMENT no se orienta a cualquier tipo de empleado, sino que centra su interés en los EJECUTIVOS y en quienes ocupan CARGOS GERENCIALES. A través del OUTPLACEMENT, el ejecutivo despedido recibe información sobre la actualidad del mercado laboral y consejos respecto a cómo explotar su perfil profesional.

En sí, el OUTPLACEMENT, debe actuar sobre diversos campos para tener éxito en su reorientación del trabajador, brindando asistencia psicológica, contribuyendo a establecer nuevos objetivos y desarrollando evaluaciones en conjunto con el individuo. Incluso el OUTPLACEMENT puede implicar el acceso a soportes materiales, como una oficina o equipamiento informático a disposición de la persona que recibe la asistencia.

En resúmen, se trata de enfrentar una situación que puede ser traumática y transformarla en una fuente de oportunidades, considerando que el despido muchas veces puede transformarse en un impulso para que algunos empleados mejoren en su desempeño profesional, obligándolos a la proactividad, a tomar la dirección de su propio destino laboral y alejándose del conformismo que siempre genera la rutina.

De este modo, se han visto muy reducidos en cuanto a tiempo/empleado los procesos de búsqueda de empleo, promediando entre cinco y seis meses contra un año, lo cual resulta beneficioso para la empresa que se desprende de trabajadores, ya que es menor la tensión entre el personal y el tiempo que los desvinculados le dedican a conseguir nuevo empleo desde que toman conocimiento de la situación. Y ciertamente eso es muy bueno para el futuro del empleado, ya que en general los empresarios no suelen ver bien a quienes han pasado largos periodos de inactividad.

En conclusión.

Este procedimiento ayuda a que la empresa tenga una imagen mucho mejor en su comunidad de negocios, y se ocupan básicamente de la redacción de cartas de agradecimiento y presentación destinadas a impresionar muy favorablemente a los posibles nuevos empleadores de cada trabajador, quitándose la imagen de empleadores injustos y ajenos a cualquier situación posterior a la desvinculación del empleado, sobre todo con aquellos mantuvieron por años.

Si conoces o has sido parte de este proceso, te invitamos a que nos compartas tus experiencias a modo de conocer el éxito o pesar que esto genera, lo cual puede servir de mucho para aquellos que aún no lo experimentan o están en vías de experimentarlo.

En HUMAN CAPITAL SITE, podemos ayudarte.

Fuente:Wikipedia, losrecursoshumanos.com y Gestiopolis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *